Cómo usar las pruebas A/B para mejorar tu e-mail marketing

El e-mail marketing es una estrategia que trae resultados cuando se implementa de manera inteligente, en función de las particularidades de cada proyecto. En este contexto, el test A/B es una herramienta interesante que puede adoptarse en diversas situaciones, aportando resultados rápidos y satisfactorios a tu negocio.

Antes de profundizar en el tema, es fundamental tener en cuenta que las campañas son más eficientes y exitosas cuando se construyen a partir del análisis de las preferencias de los lectores. Por lo tanto, considera el perfil de tu audiencia antes de estructurar acciones de marketing en tu negocio.

En este artículo, enumeramos información útil sobre las pruebas A/B, sus variables y consejos sobre cómo utilizarlas para mejorar tus campañas de e-mail marketing. ¡Síguenos para saber más!

¿Qué son las pruebas A/B de e-mail?

Las pruebas A/B, también conocidas como “pruebas de división de e-mail”, se utilizan para medir la participación en dos versiones diferentes del mismo e-mail.

En la práctica, esto significa que cada versión se envía a una muestra de la audiencia y la que tenga mejor rendimiento en esa muestra se enviará al resto de la lista de destinatarios.

Las pruebas A/B están disponibles en varios software de automatización, lo que facilita su implementación en estrategias de campañas de e-mail marketing.

¿Cuáles son las variables de e-mail en las pruebas A/B?

Antes de implementar las pruebas A/B, el especialista en marketing debe conocer todas las variables que se le aplican. Estos elementos clave son el punto de partida para definir las pruebas que se realizarán. ¡Descúbrelo!

Línea de asunto

Esta es una de las variables más probadas en las campañas de email marketing. Estas pruebas son las más cercanas a una verificación imparcial que se puede obtener del público examinado.

Al crear la línea, el consejo es prestar atención al orden de las palabras y al uso de emojis. Dependiendo de la audiencia, el uso de emojis puede (o no) generar aperturas. Con las pruebas A/B puedes evaluar qué tipo de línea de asunto es más atractiva.

Llamada a la acción

El llamado a la acción es un elemento esencial en los diferentes modelos de campañas digitales. En el caso del email marketing con test A/B, es interesante probar estilos de CTA con botones hipervinculados y textos sencillos, para comprobar cuál ofrece mejores resultados en el click-through rate.

Tono de comunicación

Recuerda que el tono de voz y la comunicación deben seguir la identidad de la marca. Sin embargo, en email marketing es una variable considerada, ya que la estrategia puede implicar pequeñas variaciones de tono, con el objetivo de aumentar la proximidad entre el lector y la marca.

En las pruebas A/B, evalúa si un tono más conversacional genera conversiones con mayor frecuencia en comparación con un tono más sobrio. La tasa de clics se utilizará para evaluar cuál atrae más interés de su audiencia.

Imágenes

Otra variable que se puede probar son las imágenes. ¿Tu audiencia prefiere un e-mail con o sin imágenes? Recuerda: al utilizar imágenes, considera su calidad y relevancia.

Layout del proyecto

El diseño es otro aspecto interesante, que se puede probar en pruebas A/B. ¿Tu audiencia prefiere un e-mail con un diseño elaborado o se sienten más atraídos por los correos con textos simples?

Se podría pensar que un e-mail grande y llamativo siempre ganaría esta disputa, sin embargo, se equivoca: en muchas situaciones, el público prefiere un diseño simple y objetivo.

Tamaño del texto

Tan importante como analizar el diseño es la preocupación por el tamaño del texto. Si bien en algunos casos los textos largos son excelentes para la conversión, en otros son verdaderos problemas.

La variable tamaño depende de la etapa de la estrategia, el perfil de tu audiencia y la etapa de conversión. Prueba diferentes formatos y tamaños y evalúa cuál da mejores resultados.

Contenido

¿Cuáles son las principales informaciones que quieres aportar al email marketing? La idea es que utilices pruebas A/B para evaluar si es más interesante basar el texto en testimonios de clientes, detalles del producto, preguntas y respuestas de un experto o en un anuncio de venta directa.

Personalización

¿Qué identificación aparecerá en la pestaña del remitente: el nombre de la empresa o el de un empleado? ¿Y quién firma el e-mail? Considera tu estrategia y prueba ambos modelos, ajustando el nombre de envío según los mejores resultados en términos de tasa de apertura.

Tiempo de envío

¿Alguna vez te has parado a pensar a qué hora suele consultar tu audiencia sus correos electrónicos? ¿Será temprano en la mañana, a la hora del almuerzo o en la noche? Utiliza las pruebas A/B para probar diferentes horas y días de envío y elige el que tenga las tasas de apertura y clics más altas.

Como has visto, hay muchas variables a considerar, la idea es que evalúes las particularidades de tu negocio y establezcas una estrategia alineada con el perfil de tu audiencia y los objetivos de tu campaña.

¿Cómo realizar una prueba A/B de e-mail?

Ahora que ya sabes cuáles son las variables del test A/B, te enumeramos algunos consejos prácticos sobre cómo realizar el test. ¡Verifícalo!

  1. Define el objetivo, es decir, comprende por qué y qué está probando. ¿Qué quiere mejorar la empresa mediante la aplicación del test A/B?
  2. Determina los elementos de prueba, es decir, utiliza una versión base y crea una segunda versión con cambios en los elementos clave que serán analizados.
  3. Elige el criterio ganador, es decir, ¿qué variable se considerará? ¿Rango abierto? ¿Clics de CTA?
  4. Envía a un hilo aleatorio, puedes hacerlo manualmente o con la ayuda de un software de envío automático.
  5. Después de enviar las pruebas, evalúa las tendencias y los datos generados, observa los resultados y comprueba cuál de los modelos fue estadísticamente superior. Registra la planilla ganadora y envíala a todos los miembros de tu lista de e-mail que no estuvieron incluidos en la prueba.

Vale la pena recordar que la mayoría de los softwares de marketing te permite ejecutar pruebas A/B automáticamente. En estos casos, el propio software selecciona la variante ganadora en función de las métricas elegidas: tasa de apertura, tasa de clics o conversión. Posteriormente, el sistema envía automáticamente la variante ganadora a la lista completa de destinatarios.

Como puedes ver, las pruebas A/B son una herramienta interesante para tomar decisiones más inteligentes en tus campañas de marketing. Probar diferentes opciones ayuda a los profesionales a perfeccionar su estrategia y aumentar las posibilidades de que la audiencia interactúe con el contenido. ¿Te gustó este contenido sobre cómo se pueden utilizar las pruebas A/B para mejorar tu e-mail marketing? Aprovecha para contactarnos y conocer las estrategias utilizadas por los mayores actores del e-commerce en Europa y América Latina.

Escrito por:
Raphael Bueno, Gerente de CRM
at Corebiz